Partido que no fortalece sus flancos, partido que se jode

jñuez6No importando el tipo de institución que fuere y hasta en lo personal, quien va a una competencia de cualquier índole y no se prepara con todos los detalles habidos y por haber, también debe proteger sus alrededores, lo que implica que el frente debe estar blindado, se puede estar seguro de algo, generalmente se obtiene la peor parte; la derrota.

 

Por eso, sabiamente se aconseja, que antes de emprender cualquier acción o comenzar una tarea, preferiblemente hay que estar preparado, ya que es la forma más segura de evitar las posteriores frustraciones, máximamente cuando se pueden prevenir las situaciones.

 

En estos casos, las organizaciones políticas lo primero que deberían hacer es prepararse internamente, lo cual sería equivalente a su  parte frontal, pero consecuentemente, no deben olvidar preparar lo mejor posible sus alrededores, especialmente sus puntos débiles, aquí deben prestar mucha atención.

 

Es decir, el paquete tiene que estar completo, porque con un frente o parte interna de la organización bien protegida y las partes colaterales o sus alrededores con debilidades, entonces usted es un blanco fácil, una carnada para sus oponentes.

 

En este contexto, aterrizando a nuestro escenario electoral de la actual coyuntura política, esto se puede aplicar correctamente a casi todos los partidos políticos, a uno más que a otro obviamente, especialmente a la organización opositora principal, el Partido Revolucionario Moderno (PRM), que es donde se concentran las miradas y tensiones para ver si realmente puede echar la batalla.

 

De ahí es que nunca se le perdona a los líderes de los partidos opositores, que pudiendo ganar unas elecciones no lo hagan por cometer errores de tácticas y estrategias, por estar en rebatiñas de pocas montas y olvidan su papel fundamental, llegar a administrar las cosas públicas, el poder.

 

Pelean por comerse las patas o las alas del pollo cuando se lo pueden comer entero, que le parece tal miopía política.

 

Luego de estos errores, los que o el que quiere fortalecer o hacer liderazgo, se va para su casa, ese es el escenario que les dejan y donde lo aceptan para ejercer sus decisiones políticas.

 

Se pueden perdonar derrotas electorales, pero cuando éstas son por descuidar tus puntos débiles conocidos, tus flancos, simplemente no se te perdona el error, ya que guerra avisada no mata soldado, y si lo mata es por descuidado.

 

Es decir, que un descuido que te lleva a no alcanzar la victoria electoral, es un descuido que lleva a tu organización a la derrota, y al que encabeza esa contienda, el castigo político es, excluirlo de ser la figura principal en términos electorales y muchas veces hasta de su liderazgo.

 

Esa misma situación descrita en el párrafo anterior, es la que se vislumbra en el PRM para Luis Abinader.

 

En consecuencia, el partido o los partidos que no fortalecen sus flancos, son organizaciones que van a una derrota electoral segura.

Siguenos en Nuestras Redes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
YouTube
Instagram