¿Y para qué realizar debates presidenciales?

nuñez50Cada día, algunos sectores minoritarios aunque muy influyentes económicamente, se suman a   la petición de hacer un debate entre los aspirantes a la presidencia,  que en honor a la verdad suena sana, interesante y hasta con sentido de modernidad, ahora bien, cuando usted se pregunta, qué van a cosechar los actores o uno de ellos, específicamente Danilo Medina ¿y entonces?

 

En el pragmatismo que se vive en la política hoy, en el día a día, que se sabe muy bien, actualmente no se vota por propuestas ni por programa de gobierno en folletitos, incluso las demandadas encuestas ni valoran ese instrumento tan indispensable e orientador para una posible buena gestión gubernamental.

 

Para qué se va a enfrentar un candidato presidencial y por demás presidente de la República, a unos candidatos a ser presidente, son alrededor de media docena, que si usted les distribuye la intención de los votos a su favor, un 38%, se quedan en un digito.

 

Aunque realmente, hay uno de estos candidatos presidenciales opositores, que posee entre el 75 u 80% de estas simpatías entre los votantes, el 30%, como es el caso de Luis Abinader, el  candidato del Partido Revolucionario Moderno (PRM), y sus aliados reformistas.

 

¿Para qué el debate? Para satisfacer egos, no, en las contiendas políticas electorales no se dan satisfacciones, se ejecuta lo planificado y lo que conviene al proyecto.

 

No se debe inventar con la oposición que anda arrastrándose con unas simpatías que no intimidan, no es que se ignoren, jamás, pero tampoco se le da cancha, imposible.

 

Cuando la estrategia funciona a las mil maravillas y se está tan bien posicionado en el electorado como se evidencia en las encuestas de prestigio a favor del Presidente Medina, solo hay que mantener el pulso de los acontecimientos, ellos, los electores, te llevan al objetivo final.

 

Quien está bien posicionado, súper bien, solo tiene y debe seguir diseminando sus propuestas, continuar abonando el manejo y las acciones que lo posicionaron en el gusto de la población, la cosecha de los frutos y su venta es siempre una certeza.

 

Entonces, no hay que debatir, cuando usted no busca nada en ese terreno, tampoco no es una costumbre, ni mucho menos es de Ley, para qué hacerlo si ya la victoria de Danilo Medina está ahí, la derrota de Luis Abinader y sus aliados; dispersos y debilitados, es irreversible.

 

No hay para qué debatir con los que el pueblo ignora ¡No vale la pena Señor Presidente!

 

 

Siguenos en Nuestras Redes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
YouTube
Instagram