Carlos Peña proclama que llegó la hora de que la iglesia asuma el poder político del país

Spread the love

El aspirante a la presidencia de la República Dominicana, ingeniero Carlos Peña, proclamó que ante el nivel de descomposición ético y moral que exhiben los principales actores de la política nacional, llegó la hora de que la iglesia asuma el poder político de la nación, enviando a sus mejores representantes a los ayuntamientos, a las cámaras legislativas y la presidencia de la República.

“Lamentamos profundamente que en algún momento de la historia, la iglesia haya renunciado a su posición de cabeza para asumir el lugar de cola que no es el que le pertenece. La iglesia nació con poder, con autoridad, sin embargo hemos dejado que sean los ladrones y corruptos los que desde el poder impongan sus funestas decisiones en contra de las grandes mayorías”, enfatizó Peña.

En un evento realizado en el Distrito Municipal de Verón en la provincia La Altagracia, donde manifestó su apoyo al pastor Elyo Payano ante los atropellos que en su contra han cometido las actuales autoridades del país y de esa provincia, Carlos Peña llamó a la iglesia a salir de sus cuatro paredes y participar activamente en un modelo político que permita que la nación sea gobernada por gente que ame a Dios y defienda los principios de su reino.

“Una iglesia empoderada es aquella que impacta la nación, que no hace silencio ante las injusticias, que se conduele de los menesterosos y combate la corrupción que le roba el futuro y presente a nuestra gente. Llegó la hora de desplazar a los impíos del poder y demostrarles que se puede gobernar de otra manera, a la manera de Dios”, señaló Peña al hablarle a los munícipes de la más importante zona turística de la región.

Carlos Peña continúa recorriendo el país promoviendo sus aspiraciones presidenciales de cara a las elecciones generales del próximo año, confiado en que una vez sometido el recurso legal ante las altas cortes del país, acto que sus abogados harán en los próximos días, éstas ordenarán el justo reconocimiento del Partido Generación de Servidores, plataforma por la que aspira.

A %d blogueros les gusta esto: