Medina conversa con presidente de Haití sobre situación tras seísmo

Spread the love

El presidente dominicano, Danilo Medina, conversó hoy lunes con su homólogo de Haití, Jovenel Moise, para interesarse por la situación existente en la zona más afectada por el terremoto de magnitud 5,9 grados registrado el sábado al noroeste del país, dejando 15 muertos y 333 heridos, según datos oficiales.

El portavoz del Gobierno dominicano, Roberto Rodríguez Marchena, informó en la red social Twitter de la conversación entre ambos mandatarios en relación con la evaluación de daños que realizan las autoridades haitianas y las necesidades de ayuda humanitaria.

“En el día de hoy, presidente @DaniloMedina llamó y conversó con presidente de Haití @moisejovenel quien informó que su gobierno hace inventario daños y ayuda humanitaria requerirá de otros pueblos”, figura en la cuenta de Marchena.

Asimismo, publicó que “@DaniloMedina expresó pesar y solidaridad. Embajador Despradel, en alerta amistad.”

Ayer, Marchena anunció que República Dominicana esperará a que las autoridades haitianas hagan un balance de los daños para enviar la ayuda que precise el país vecino para atender las necesidades en las zonas más afectadas por el seísmo.

El último informe de la Protección Civil haitiana indica que 7.000 casas resultaron destruidas por el terremoto, cuyo epicentro se registró frente a la costa noroeste, 20 kilómetros al norte de Port-de-Paix y a 175 kilómetros de la capital, Puerto Príncipe, a una profundidad de 15,3 kilómetros, y al que han seguido varias réplicas, una de ellas de magnitud 5,2, registrada este domingo.

En Port-de-Paix, en el departamento Noroeste de Haití, murieron 9 personas, mientras que otras cinco fallecieron en Gros Morne, en el departamento de Artibonite, y una en Saint-Louis du Nord.

La precariedad en el hospital de esta comunidad, el Inmaculada Concepción, considerablemente agrietado, afecta la atención a los heridos por el terremoto, que ha revivido el horror causado por el sismo de 2010 de magnitud 7, que causó más de 300.000 muertos, un número similar de heridos y unos 1,5 millones de damnificados.

Muchos de los heridos están recibiendo atención en las afueras de este hospital, cuyo responsable de la unidad de urgencia, Rubén Pierre, reconoció en declaraciones a Efe las limitaciones del centro para dar asistencia a los heridos, así como a las personas que se han acercado por síntomas de ansiedad por la situación.

Desde que se produjera el primer terremoto, muchas personas duermen en carpas en las entradas de sus hogares por temor a posibles réplicas, al igual que médicos y enfermeras del centro sanitario, que pasaron la noche al raso, en colchonetas, a la espera de que algún paciente necesitara de sus servicios.

El acceso a Port-de-Paix es difícil debido a las deficientes infraestructuras y el trayecto en carretera hasta Puerto Príncipe, la capital haitiana, dura unas siete horas, pese a que la distancia es solo de unos 175 kilómetros.

El presidente Moise recorrió ayer las zonas más afectadas por el terremoto del sábado, y aseguró que ya han llegado las primeras ayudas.

A %d blogueros les gusta esto: