¿Hay que rectificar los números de Danilo Medina?

nunez85La rectificación se entiende como un acto frecuente entre las personas, consiste en corregir, cambiar o enmendar una acción física o verbal, aunque en la actividad política y especialmente en los tiempos de campañas electorales, este proceder queda anulado.

 

El fanatismo y la falta de objetividad no les dan espacios ni treguas a la palabra rectificar, al revés, más comúnmente se le da lugar a ratificar los errores, o las ofensas innecesarias.

 

En este contexto que vivimos los dominicanos, vamos a utilizar el concepto rectificar, con las palabras corregir, enmendar y perfeccionar un pensamiento que veníamos acuñando a finales del 2015 y a principio de este año, especialmente en los meses de febrero y marzo.

 

Estoy convencido como la gran mayoría en todo el territorio nacional, que las elecciones no se tiene dudas que las ganan Danilo Medina, el PLD, y por supuesto, apoyado principalmente  por los partidos aliados y  los movimientos, los cuales generalmente se ufanan más de exhibir sus recursos que de desarrollar un concepto político.

 

Aunque veníamos con la idea de que la victoria prácticamente asegurada que va a lograr el presidente Medina oscilaría entre el 55 y el 57%, entonces, ahora debemos rectificar y más que eso, tenemos que tratar de llevar nuestro pensamiento lo más cercado posible a la realidad y perfeccionar dentro de la objetividad las opiniones e informaciones que damos.

 

Continuando en esta tesitura, ahora resulta muy lógico estimar que las votaciones para Danilo Medina, el PLD y sus fuerzas aliadas el porcentaje de éstas van a estar en un intervalos de 60 al 63%, es decir, más elevadas que el 55 ó 57% dado anteriormente, o sea, estamos rectificando.

 

Obviamente que a muy pocos días de las elecciones estos son datos abrumadores, brutales y que naturalmente llevan la desesperación al contrario, lo sacan de su casilla.

 

Al delatarse estas informaciones de preferencias electorales en los estudios de mercado con rigurosidad científica y de prestigio en el ámbito nacional e internacional, hace que las cosas se pongan más desoladas o color de  hormiga para el oponente.

 

La realidad sale antes del golpe, el candidato del PRM, extrañamente teniendo o pareciendo tener las cualidades de por lo menos competir con decencia, en esta coyuntura su proyecto político es fallido, un verdadero fiasco electoral, el peor de los últimos diez y seis años. Sus votaciones difícilmente superen el 30%.

 

¡Danilo Medina se queda y con qué porcentaje mi hermano!

Siguenos en Nuestras Redes:
RSS
Follow by Email
YouTube
Instagram